Supongo que no vale la pena explicar como es que, a mi edad (tampoco es que sea anciana) el hecho de organizar ingredientes de manera que sean comestibles sea un verdadero enigma, el punto es que ni siquiera de niña jugué a las comiditas y es por eso que, ni siquiera me esfuerzo ya en los aspectos gastronómicos de la vida y de eso trata este blog, de algo que nada tiene que ver con cocina, gastronomía, recetas, ni tips culinarios…

Escribiré de libros y un poquito de historia, a ver que tanto aprendemos y a ver hasta dónde llegamos

Anuncios